miércoles, 10 de junio de 2009

Mi escalera...



Voy a compartir un fragento de mi libro: TÉCNICA I

Yo se los explico a mis alumnos de la siguiente manera: Imagina que hay una montaña enorme, pero altísima, en cuya cima, hay una esfera con poderes mágicos que al tocarla, te convierte en un súper guitarrista. Todos empiezan a escalar, pero unos se cansan, otros se pierden, otros se caen, otros se desvían, otros renuncian, otros ven que es mucho más difícil de lo que consideraban, otros prefieren no ser guitarristas, unos más mueren de frío… o de hambre. Y sólo unos pocos llegan, pues el camino es largo, fatigante, peligroso, y muy, muy tardado… pero yo, he construido una escalera dentro de un túnel. Si apenas has descubierto que quieres subir a la cima de esa montaña y no has escalado nada, podrás ir directamente al primer peldaño de mi escalera. Pero si ya has subido unos cuantos metros, tal vez un kilómetro, deberás bajar de nuevo, si es que quieres usar mi escalera para llegar a la cima, o aferrarte y arriesgarte a tratar de llegar por ti mismo. Si haces a un lado tu orgullo, y te dejas ayudar bajando de la octava parte que ya escalaste, y vuelves a comenzar desde el principio, pero ahora aprovechando mi escalera, vas a recuperar la distancia que ya habías escalado en mucho menos tiempo, y si en verdad tienes la convicción de llegar a la cima, lo harás, pero lo harás con tu propio esfuerzo. Yo no te voy a cargar.
Mi escalera no tiene precipicios, ni grandes obstáculos, es más, ni siquiera tiene espinas… pero aún sigue siendo una escalera, no un elevador. Puedes utilizar el camino que construí para ti, pero independientemente de que sea un camino directo y sin riesgos, no deja de ser pesado y extenuante… y tú decides hasta dónde quieres subir… ¿Me explico?
Practica una y otra vez siguiendo todas las indicaciones y en el orden que están todos y cada uno de los ejercicios contenidos en este libro. No te brinques ninguno porque te sea muy difícil, si en verdad te parece muy difícil y te rindes, no te sientas mal, no es que este simple libro pueda más que tú, simplemente no perteneces al grupo de triunfadores a los que va dirigido este libro. Tal vez tú pertenezcas a otro grupo de triunfadores…

Dedicación.
Precisión.
Concentración.
Disciplina.
Y mucha paciencia…

Mario Ortega