miércoles, 10 de junio de 2009

3 dedos.. ¿ó 4?

Hace algunos días recibí una carta que me llamó mucho la atención y me parece buena idea compartirla con ustedes.


Tengo algunas dudas, ojalá que pueda contestámelas. La primera es, que no uso los 4 dedos, sino 3, sólo por decirlo esto, obviamente sería como "no tienes que usar los 4 dedos",si pero el problema es que con el 3er dedo puedo alcanzar lo mismo que alcanzo con el 4to dedo, quería saber si sigo con los 3 dedos o es obligatoria tocar con los 4 dedos.

La segunda es que no sé muy bien como improvisar, me sé una pentatónica. la 1E, la aprendí viendo su video, y con la imagen, pero el problema es que no puedo improvisar bien, no hago la penta lenta, pero tampoco tan rápida, la hago un poco más rapido de lo normal, el problema es que empiezo a improvisar, pero no sé combinaciones de la pentatónica para que suene "bonito", y no tan como nada que ver con la canción o con lo que empecé.por ejemplo, empiezo bien, pero luego de los 5 segundos, hago otra cosa que no está acorde con lo que empecé y suena "mal".

Quisiera saber si usted puede facilitarme unos ejercicios o combinaciones para que la improvisación sea más "bonita".

P.D. Lo admiro mucho, además es una de las pocas personas que suben tanta info, y se dedican a una escuela, solo para compartir su conocimiento, muchas gracias, con usted he aprendido mucho.

Atte.

Nicolás Mora


Hola Nicolás!

En cuanto a tu "discriminación" del dedo 4:

Acabo de recordar una anécdota que viene muy al punto.

Hace al rededor de unos 6 años, grabé a un "conjunto norteño" en mi querido Fresnillo, Zacatecas. El señor que tocaba el acordeón, usaba uno de "botones" (estos no tienen teclas, sino tres hileras de botones circulares). Entre los temas que grabaron, grabaron una "polka" (un estilo regional mexicano en el que es común emplear una flauta), pero la "faluta" la tocaba el señor del acordeón con un sintetizador (teclado). Esa polka, estaba repleta de dieciseisavos y lo que fué realmente impresionante, es que el señor tocaba todo lo de la flauta en el teclado pero ¡sólo con dos dedos! ¡Era increíble como le "volaban" los dedos índice y medio de la mano derecha! No tocaba muy limpio, pero aún así era impresionante. Al terminar de grabar el tema, le pedí que tocara otra vez las escalas y las tocó. Intenté hacerlo como él, pero... por nada del mundo logré hacerlo... Si aplicaba la técnica de piano aprendida en mis años de escuela (ya que fue una de las materias opcionales-a-fuerza), no tenía ningún problema, pero con dos dedos...

A él le funcionaba perfectamente. Ya llevaba años haciéndolo así. Pero... ¿Qué crees? No podía tocar otra cosa. Ni siquiera "Balada para Adelina" (el equivalente a "La Bamba" para todo mexicano que se cruza alguna vez con una guitarra).

MORALEJA: Puedes seguir tocando tu musica toda tu vida con 3 dedos, como lo haría una persona a la que le falte un dedo. Pero un día llegará la hora de crecer, de explorar, desearás saborear otros estilos... y ése dia vas a darte cuenta que al igual del señor de mi anécdota, no podrás hacerlo. La decisión es tuya. Lo que sí te reitero, es que el dedo 4 es una bendición bajada del cielo. Pero no vas a poder darte cuenta ni comprobarlo hasta que lo vivas en carne propia...

Yo con gusto pagaría el precio de ser llamado "monstruo", "deforme", etc. si por alguna razón tuviera 6 ó 7 dedos en cada mano lo cuales me funcionaran como los demás (ó al menos en la izaquierda), con toda la exclusión ó burlas que ello implicara. Pero, como no fué así, me las ingenio con los únicos cuatro que tengo.

En mi opinión y experiencia, una vez que haz logrado "domar", "ejercitar" ó "adiestrar" al dedo para que esté al mismo nivel que los otros tres, te das cuenta que ese dedo es una verdadera maravilla. Y que es el segundo dedo más importante, no el dedo 3 como todos lo creemos al principio. Ése dedo, literalmente es un diamante en bruto...

En cuanto a la improvisación... éso es un poco más largo. Voy a volver a escribir, voy a tener información en este blog y en uno de blogger... más delante.

¡Suerte!

Mario Ortega.